martes

AIDA LAFUENTE (1915-1934) LA ROSA ROJA DE ASTURIAS

EL PERSONAJE: Humildemente pienso que si Aida hubiera llegado a cumplir más de 40 años, pensaría en lo absurdo que es dejarse matar a los 18 años, por defender unos ideales políticos o religiosos, sean del signo que sean.

Pero claro, la adolescencia es otra cosa. Es fácil fanatizarse, sobre todo si la influencia proviene de personas a quienes respetas, como tu padre, o los dirigentes de las Juventudes Comunistas, máxime cuando los aires revolucionarios y propagandísticos que venían de la URSS prometían la mejor de las utopías.

Las guerreras adolescentes, solteras por supuesto, fueron aceptadas para el combate únicamente por necesidad sin que, una vez finalizado el conflicto, pudieran éstas aspirar a cualquier proyección política o social.

Aida no dudó en unirse a la Revolución de Octubre de 1934 en Asturias. Se dedicó a abastecer a los combatientes, actuó de enlace y, finalmente, defendió una posición en un puesto de ametralladoras. Su cadáver, con numerosos agujeros de bala (11 al menos), indica que fue ejecutada en la misma posición que ocupaba, por los legionarios del teniente coronel Juan Yagüe.

BIOGRAFÍA: Aida de la Fuente Penaos nació en León el 25 de febrero de 1915. Su madre era Jesusa Penaos y, su padre, Gustavo de la Fuente, era uno de los fundadores del Partido Comunista.

Aida fue educada en esta ideología e ingresó en la Juventud Comunista, donde se dedicaba a recaudar fondos para los presos políticos del Partido, organizando colectas.

En octubre de 1934, las fuerzas izquierdistas asturianas se levantaron contra el Gobierno, proclamando la República Socialista Asturiana y formando el Ejército Rojo formado por obreros y mineros que disponían de armas y dinamita.

Las operaciones de represión fueron confiadas a los generales Franco y Goded, quienes utilizaron las mejores tropas, los Regulares y la Legión, traídos desde Marruecos.
Aida Lafuente actuó como enlace del Soviet de Argañosa. El 13 de octubre, la muchacha se dirigió a la iglesia de San Pedro los Arcos, una posición que defendía la entrada a la Estación del Norte. Aida, junto a siete compañeros, lograron detener momentáneamente a la 21ª Compañía del teniente coronel Juan Yagüe, con fuego de ametralladora.  Rodeados por la 23ª Compañía, la posición no tardó en ser ocupada. El cadáver de Aida fue enterrado en una fosa común, al lado de la Iglesia.
Foto nº 1 y 5: Cortesía adn,  Foto nº 2: Cortesía: listas20minutos,  Fotos nº 3 y 6: Cortesía nodo50,  Foto nº 4: Cortesía burgos1936
¿Conoces las CAU-ferencias de CAU ARTÍSTIC?:"Mujeres entre la Guerra y la Paz"

No hay comentarios: