martes

MORAYMA (1467-1493) ULTIMA REINA DE GRANADA Y LO QUE VINO DESPUES

EL PERSONAJE: Morayma, esposa de Boabdil, fue la última reina de Granada. No fue un reinado placentero, sino lleno de tristezas e incertidumbres. La larga guerra contra los ejércitos de la reina Isabel I de Castilla y su esposo, el rey Fernando II de Aragón, iniciada en 1482, acabó el 2 de enero de 1492 con la ceremonia de entrega de llaves de la ciudad de Granada a los Reyes Católicos. Se dio por terminada una guerra civil entre culturas con dos religiones diferentes, cristianos y musulmanes,  que los vencedores denominaron pompósamente como "La Reconquista", sin tener en cuenta que los supuestamente usurpadores musulmanes llevaban en la Península 800 años, fruto de un flujo migratorio tan natural como el que procedía del norte.
Morayma sufrió la incertidumbre de las continuas partidas de Boabdil a la batalla y la falta de sus hijos Yusuf y Ahmed, retenidos por los Reyes Católicos como rehenes para evitar posibles levantamientos musulmanes, durante 9 años. Finalmente, los vencedores, en la llamada Capitulación de Granada, concedieron a Boabdil el señorío de Las Alpujarras que estaba formado por varias tahas (distritos administrativos) de Granada y Almería: Berja, Dalías, Boloduy, Laujar de Andarax, Marchena, Juviles, Láchar y Ugíjar. Tras la partida de Boabdil y los suyos a los dominios concedidos y el regreso de su hijo Ahmed, liberado por los Reyes Católicos, no tardó en llegar la muerte de la reina nazarí, en Laujar de Andarax, alrededor del 28 de agosto de 1493. En octubre de ese año, Boabdil, junto a un séquito de 6.320 personas, partió hacia Fez.
El nacimiento del Reino de España, basado en el dominio militar, el expolio de las poblaciones conquistadas y la eliminación del resto de culturas, tanto en la Península como en los territorios del Nuevo Mundo, será la norma en lo que se conoció como el Imperio Español, impregnado del supremacismo castellano y el integrismo del catolicismo más feroz, con instituciones como la Santa Inquisición.
La unión de las coronas protagonizada por los Reyes católicos trajo como consecuencia, en 1492, la expulsión de la comunidad judía, una pérdida irreparable para el país, pues se tradujo en echar a unas 200.000 personas muy trabajadoras y con una rica cultura.
Ese mismo año, España pone la vista sobre los territorios americanos, recién "descubiertos" por Colón y, entre 1492 y 1650 se producirá el exterminio de millones de indígenas, entre violencias y enfermedades como la viruela, con el pretexto de expandir la fe católica. El expolio a estas tierras duró siglos.
No se olvidaron los españoles de los moriscos que se habían refugiado en Las Alpujarras, tras la caída de Granada. La aplicación de la Pragmática Sanción de 1567 obligaba a estas poblaciones a hablar el castellano y entregar sus libros en árabe e incluso les obligaba a "vestir como cristianos". El atropello a los moriscos continuó hasta su definitiva expulsión en 1609, tras ser demonizados, expoliados y masacrados por los famosos Tercios españoles, que no respetaban ni a ancianos, mujeres o niños. El esplendor de la cultura musulmana fue borrado a sangre y fuego. 
Siguiendo este breve repaso, no hay que olvidar lo que sucedió en Amberes (Flandes) entre el 4 y el 7 de noviembre de 1576 , cuando los Tercios se dedicaron a perseguir y asesinar a la población civil desarmada de la manera más brutal, causando la muerte de alrededor de 10.000 víctimas, un 10% de la población.
Otros momentos brillantes de la historia de España fueron la persecución y el exterminio de gitanos que se inició en 1749, ordenada por el rey Fernando VI y el Marques de la Ensenada en lo que se conoció como "Gran redada" o "Prisión General" y que causó más de 12.000 víctimas. 
Con respecto al trato que dio España a los ciudadanos cubanos en su lucha por la independencia, este tuvo su culminación con la actuación del general Valeriano Weiler, a quien se atribuye la invención de los campos de exterminio, aunque el término utilizado fue "reconcentración", y por el que se obligó a entrar a la población civil a los campos, tras el bando dictado el 21 de octubre de 1896, sin permitir que llevaran víveres o fueran alimentados desde el exterior, con un saldo de 300.000 personas asesinadas por causa de hambre y enfermedades. Según palabras de Weiler:
"¿Dice usted que los reconcentrados mueren da hambre? Precisamente para eso lo hice."

Corresponde a España el "honor" de ser el primer país en bombardear a la población civil con gases tóxicos (cloropicrina, fosgeno e iperita) desde aviones y cañones, entre 1921 y 1927, en el seno de las Guerras del Rif (1909-1927) en un intento desesperado de España de restablecer un imperio colonial. Dicho armamento estaba prohibido por el tratado de Versalles y por el Protocolo de Ginebra, firmados tras la I Guerra Mundial.
Del siglo XX hablaremos otro día: golpe de estado fascista, dictadura, "transición", dictadura constitucional y los jueces por encima de la voluntad popular. Y del siglo XXI qué decir: involución, represión, presos políticos y el fomento por políticos y prensa del anticatalanismo que culminó con los "a por ellos", las agresiones a la población civil el 1  de octubre de 2017 y la invención del artículo 155 forzando y retorciendo la Constitución, en fin...

BIOGRAFÍA: Morayma nació en Loja (Reino de Granada) en 1467, siendo su padre, Aliatar, señor de Xagra, alcaide de Loja, primer mayordomo de la Alhambra y alguacil mayor del Reino de Granada.
Con 15 años de edad contrajo matrimonio con Abu 'Abd Allah Muhammad b. 'Ali, más conocido como Boabdil, que fue el último rey nazarí. 
Boabdil se encontraba en lucha contra los cristianos, contra su padre Muley Hacen y contra su tío El Zagal. Su madre, Aixa, ofendida por haber sido abandonada por Muley, desarrolló un gran odio y empujaba a Boabdil contra su padre.
Tras la batalla de Lucena (Córdoba), en 1483, en la que Boabdil fracasó en su intento de tomar la ciudad de Lucena y fue capturado por los cristianos. Fernando II de Aragón liberó a Boabdil con la condición de entregar a sus hijos Ahmed y Yusuf en custodia. Morayma no volvería a ver a Ahmed hasta 1493. 
Las Capitulaciones de Granada fueron firmados el 25 de noviembre de 1491 y ponían fin a la Guerra de Granada. Boabdail "el Chico" renunció a la soberanía nazarí del Reino de Granada, en favor de los Reyes Católicos, que a su vez garantizaron los derechos de la población musulmana, su libertad religiosa y compensaciones por la rendición. Como señor de La Alpujarra, Boabdil se instaló en Laujar de Andarax durante el verano de 1493. Morayma tuvo que suplicar a los Reyes Católicos que le devolvieran a sus hijos. Sólo le fue devuelto Ahmed, convertido en un perfecto desconocido tras 9 años. Yusuf había muerto lejos de casa.
Morayma murió en Laujar de Andarax en septiembre de 1493, quizás enferma por causa de tantas penas y desdichas. Fue sepultada en Mondújar y Boabdil partió para Fez, donde nunca más contrajo matrimonio.
Fotos: Dominio público (Wikimedia Commons)  
Imágenes del Episodio MUJERES EN LA GUERRA Y EN LA PAZ de la  WEBSERIE: HISTORIA EN 3D de Cau Artístic

CONSUELO PORTELA (1885-1959) LA BELLA CHELITO

EL PERSONAJE: Consuelo Portella, conocida como "La Bella Chelito", fue una cupletista que alcanzó una gran popularidad a principios del siglo XX.
Su éxito se explica por una mezcla de atrevimiento y fingida ingenuidad. El llamado cuplé psicalíptico o erótico tuvo su máximo esplendor entre 1907 y 1910 y, la manera de bailar la rumba y el danzón de La Bella Chelito era muy sugerente.
"La Pulga" era un tema que en 1890 cantaba en italiano la cupletista Auguste Bergés en el teatro Barbieri de Madrid. Al redactor de La Época, Eduardo Montesinos, se le atribuye la traducción del cuplé al castellano.
Su forma de cantar o interpretar  "La Pulga" con traviesa picardía, señalando partes de su cuerpo, o subiéndose la falda mientras buscaba a la traviesa pulguita, ponía al público masculino de los teatros absolutamente fuera de sí. Imaginemos la escena:
"Hay una pulga maldita 
que ya me está molestando
porque me pica y se esconde
y no la puedo echar mano.
Salta que salta va por mi traje
haciendo burla de mi pudor, 
su impertinencia me da coraje
y como logre cogerla viva
para esta infame que estoy buscando,
para esta infame
no hay salvación,
no hay salvación,
no hay salvación,
no." 
Tras un espectáculo como este, hacía falta una madre que filtrara a los caballeros que pudieran entrar en contacto con su hija. Doña Antonia (apodada "La Romanones"), una señora con fuerte carácter, era su representante, administradora y consejera. Es conocida la anécdota de que, en cierta ocasión a un joven de buena familia pero sin dinero que aspiraba a su hija, le explicó con toda claridad lo que pensaba:
"Usted no puede aspirar a la mano de mi hija porque no tiene dinero. ¡Y el que no tiene dinero es un sinvergüenza!"

BIOGRAFÍA: Consuelo Portela Audet nació en Placetas (Villa Clara, Cuba), el 12 de febrero de 1885, estando su padre destinado en la Colonia, como capitán de la Guardia Civil. Al poco tiempo la familia regresó a Madrid.
Desde pequeña demostró dotes artísticas en las fiestas que organizaban los padres en su casa de la calle Barbieri.
Tras la muerte de su padre, las dificultades económicas decidieron a la madre de Consuelo aprovechar las dotes de su hija.
En 1903, con sólo 15 años, consiguió un contrato en un pequeño teatro de variedades llamado París-Salón, con el nombre artístico de "Ideal Chelito". Durante los siguientes años, su carrera fue en ascenso y trabajó en teatros como el Infanta Isabel y el Trianón-Palace (Teatro Alcázar). En 1905 cambió su nombre artístico por el de "Bella Chelito" y ya era considerada una artista de renombre. En 1906 actuó en el Central Kursaal, un local de variedades donde habían actuado las artistas más famosas.
La Bella Chelito, considerada la iniciadora del cuplé picaresco alcanzó la fama con canciones como: "Las Pantorrillas", "La Noche de Novios" y, sobre todo, "La Pulga". Tras el éxito en Madrid vinieron las giras por las principales ciudades de España, por Francia, y su regreso a Cuba. En 1910 llegó a la Isla del Caribe donde, a pesar de los recelos iniciales, acabó triunfando, sobre todo cuando se enteraron que había nacido en Cuba. Parece que su gran amor fue un tal Dagoberto Campos que conoció durante su estancia en América y que se mató al poco tiempo en accidente de tráfico.
La fortuna de la Bella Chelito creció bien administrada por su madre. Su debut en el cine fue en la película "El Conde Maravillas" (1927), sobre un complot contra Godoy del director José Buchs. Al año siguiente decidió retirarse y abrió un café con teatro llamado "El Dorado" en la capital de España. Murió en Madrid el 20 de noviembre de 1959.
Fotos: Cortesía oficial site la Bella Chelito
Imágenes del Episodio MUJERES EN LA GUERRA Y EN LA PAZ de la  WEBSERIE: HISTORIA EN 3D de Cau Artístic

JOSEFINA DE BEAUHARNAIS (1763-1814) EMPERATRIZ DE FRANCIA

EL PERSONAJE: La rueda de la fortuna  había dado una de sus extraordinarias vueltas ya que, Josefina de Beauharnais, una mujer que pocos años antes se encontraba en la Prisión de Carmes, donde estuvo a punto de morir en la guillotina, se encontraba aquel 2 de diciembre de 1804 a punto de contraer matrimonio con el hombre más poderoso del Mundo en aquel momento: Napoleón Bonaparte.
En Notre Dame, Josefina deslumbraba a todos los invitados, luciendo un vestido de satén blanco decorado con abejas de oro bordadas y diamantes, y adornaba su elaborado peinado con una diadema de amatistas. Un manto imperial de color rojo y oro enmarcaba a la novia. Napoleón, descendiendo las escaleras del altar, la coronaba con sus propias manos. A continuación, el Papa Pío VII bendecía a la pareja y Josefina se convertía en emperatriz. En ese momento tenía 41 años, algo que no ayudaría a cumplir con su obligación de darle un heredero al Emperador.
Josefina fue la primera esposa de Napoleón Bonaparte y emperatriz de los franceses entre el 18 de mayo de 1804 y el 16 de diciembre de 1809. En total cinco años y siete meses. Oficialmente había sido repudiada por no poder haberle dado un heredero al Emperador. Otra vuelta de la rueda de la fortuna.
El 16 de diciembre de 1809 fue un día terrible para Josefina quien, en el salón del trono de las Tullerías, ante la familia imperial al completo, comenzó a leer las palabras del texto de repudio que dirigío al Emperador:
"...al no conservar esperanza alguna de tener hijos que puedan satisfacer las necesidades de su política y el interés de Francia, me complazco en darle la mayor prueba de cariño y devoción que nunca se haya dado en este mundo...Creo agradecer todos sus sentimientos al consentir en la disolución de un matrimonio que ahora es un obstáculo para el bien de Francia"
 Napoleón y Josefina, no obstante no dejaron nunca de escribirse cartas. La última de ellas fue de Napoleón, con fecha 16 de abril de 1814 cuando, poco antes de la muerte de Josefina, se despedía:
"Adiós, mi querida Josefina, resignaos como yo , y no dejéis nunca de recordar al que jamás os olvidó y jamás os olvidará"

BIOGRAFÍA: Marie Josèphe Rose Tascher de la Pagerie nació en Les Trois-Îlets (Martinica, Francia), el 23 de junio de 1763. Su padre, Joseph Tascher poseía una propiedad de 500 hectáreas dedicada al cultivo de la caña de azúcar. Al crecer lejos de París, carecía de los refinamientos propios de una muchacha de la aristocracia. Acudió a una escuela de monjas de Fort-Royal llamada Dames de la Providence.
Su gusto por la caña de azúcar sería la causa de que, en el futuro, perdiera la salud de los dientes y se mantuviera con la boca cerrada tanto como podía para no mostrarlos. Josefina partió con su padre hacia Francia en agosto de 1779, aunque no era la hermana inicialmente seleccionada, para contraer matrimonio con Alejandro, vizconde de Beauharnais, de 17 años. La boda se celebró en París el 13 de diciembre de 1779.
Josefina recibió una adecuada educación a su nivel social y, el 3 de septiembre de 1781 dio a luz su primer hijo, Eugène Rose. Alejandro se encontraba siempre de viaje y la relación se hacía la mayor parte del tiempo por carta. En octubre del mismo año Josefina se enteró de que Alejandro había tenido una relación amorosa con su prima, Laure de Girardin con quien había tenido un hijo. A pesar de todo, le acabó perdonando. Mientras Alejandro se encontraba en Martinica, Josefina, que se había quedado en París, dio a luz prematuramente a su segundo hijo el 10 de abril de 1783, Hortense Eugénie Cécile.
Alejandro, a su regreso de Martinica en septiembre de 1783, y convencido de que Josefina había tenido una hija ilegítima, la envió junto con sus dos hijos a vivir a una abadía donde, otras mujeres de la aristocracia en situación similar a la suya, le enseñaron los secretos de la sociedad parisina. El matrimonio duró hasta 1785 y Josefina se fue a Martinica en 1787. En noviembre de 1790 regresó a Francia sin dinero y si equipaje, por culpa de diversas convulsiones en la isla contra la esclavitud.
La Francia que se encontró tras la Revolución Francesa no tenía nada que ver con la que existía tres años antes. Josefina se instaló en casa de una tía en Fontainebleau. El 19 de abril de 1794, el Comité de Salvación Pública ordenó el arresto de Josefina acusada de tener vínculos con círculos contrarrevolucionarios.
En la prisión de Carmes, junto a otros 600 prisioneros y en unas condiciones pésimas, se encontró con Alejandro, quien finalmente murió en la guillotina. Fue liberada el 27 de julio de 1794, logrando reunirse con sus hijos en casa de su cuñada Fanny.
Alrededor de septiembre de 1795, Josefina conoció a Napoleón Bonaparte en casa de su amiga Madame Tallien. Josefina era seis años mayor que el joven general, aunque eso no fue ningún problema para que comenzara a cortejarla. Se comprometieron y se casaron por lo civil el 9 de marzo de 1796. Josefina no estaba enamorada y aprovechó las campañas militares de Napoleón, para tener amantes. Por otro lado, a pesar de estar profundamente enamorado, él tampoco le fue fiel, algo que provocaba frecuentes discusiones. Josefina no podía tener hijos, seguramente debido a las penalidades que había pasado en prisión, que habían adelantado la menopausia.
A pesar de todo se casaron por la Iglesia en una ceremonia privada que tuvo lugar en la Capilla Real, el día antes de la Coronación. Josefina fue proclamada emperatriz por Napoleón en la Catedral de Notre Dame el 2 de diciembre de 1804. Los gastos de Josefina se estimaban en un millón de francos anuales ya que era lo que hoy se consideraría una compradora compulsiva: vestidos, flores exóticas, pinturas, esculturas e incluso momias.
Cuando en 1806, Napoleón tuvo un hijo ilegítimo, llegó a la conclusión de que Josefina era la que no podía tener hijos. Necesitando desesperadamente un heredero, se divorció de Josefina el 10 de enero de 1810. El año siguiente se casó con la Archiduquesa María Luisa de Austria, teniendo un hijo ese mismo año.
Josefina se instaló en el Castillo de Malmaison, donde se dedicó a la jardinería, sobre todo a las rosas y a gastar más de la renta que le fue concedida tras el divorcio. Mantuvo contacto por carta con Napoleón, hasta su muerte. Josefina murió en Rueil-Malmaison (París, Francia) el 29 de mayo de 1814 por las complicaciones que tuvo por causa de un resfriado.
Fotos: Dominio público (Wikimedia Commons)
Imágenes del Episodio MUJERES EN LA GUERRA Y EN LA PAZ de la  WEBSERIE: HISTORIA EN 3D de Cau Artístic